Sarubobo

“Mami, esta noche no te ‘copupes’, no va a pasa nada.

Te presto mi muñequito que protege a la familia”

Leer más

La niña Marrón que vino a cenar

– Mamá, quiero cenar pasta fusili.
– ¿Como dices, cariño? Quién te ha dicho que se llama así?

Leer más

De batallas, de reyes y piratas

Habladle de batallas, de reyes y piratas. Y así, la vida.

Contarle historias que hablen del añil del mar cuando amenaza tormenta, del alma que tienen sus crestas de espuma, del vaivén de las olas, de la suerte de unas redes llenas al final de la jornada y del porqué de las patas de palo de aquellos piratas y bucaneros que surcaban el Atlántico en busca de fortuna; hablarle de las barcazas de madera desvencijada que a veces aparecen abandonadas en las costas de Senegal, madera bruta, que detalla su vida a través de cicatrices, alquitrán, clavos y capas de pintura sobre óxido. Explicarle que en el fondo de los océanos hay tesoros ocultos a ojos de los hombres que no sueñan y que habitan sirenas que susurran canciones. Que mejor no escucharlas, que siempre habrá alguna, al doblar un recodo.

Leer más