Seduce, provoca, inquieta. Es Masala Chai, sin pleonasmos.

Seduce su aroma y de este modo toma por asalto el sentido del gusto, y junto a él se disparan el resto; enciende la imaginación, alimenta el espíritu, calienta en invierno, refresca durante el estío, aleja el hastío y tiene propiedades digestivas, ayurvédicas y sensuales. En nariz es meloso, fuerte e inquietante a la vez, y en boca la explosión es inesperada. Como esa mujer hermosa con la que soñabas. Fuera pleonasmos*, es Masala Chai.

2 cucharadas de té negro [Assam o Darjeeling, aunque este último tiene un sabor algo más delicado]
4 tazas de agua
2 taza de leche –de vaca, cabra o búfala-
1 cardamomo verde pisado
2 clavos de olor
Nuez Moscada
Pimienta Negra
1 Rama de canela
1 Pedacito de jengibre
Azucar blanco o moreno, melaza, leche condensada, miel…  a gusto.

No hay recetas para preparar un Masala Chai. Sí secretos. En realidad dicen que cada familia en India prepara el suyo propio mezclando sus especias favoritas y esta combinación particular es transmitida de generación en generación.  Lo más fácil es juntar todos los ingredientes y hervir la mezcla, pero, quizá, por no despojarlo de la belleza del ritual que lleva implícita, lo más adecuado sea hervir** el agua, añadirle las hojas de té negro y esperar tres o cuatro minutos a que abran bien. A la vez, se debe calentar la leche, añadirle las especias molidas y el azúcar y remover con calma. Pasado este tiempo, se cuela el té y se hace la mezcla con la leche. Se vuelve a remover, como las conciencias, y se sirve.
Es importante que al servir, se haga desde lo alto, como cuando se escancia sidra, así se consigue que la bebida se oxigene y adquiera su gusto definitivo.

A partir de estas premisas básicas, el universo de cada masala se expande hasta los límites de la imaginación de cada uno. Se trata de experimentar con las especias hasta lograr el sabor deseado: cilantro, alhova, almendras, azafrán, anís estrellado, anacardos… o nada más. Uno elige qué le pone de más, de menos, o de diferente a su Chai, y de este modo comienza la leyenda.

El Masala Chai, servido por los chai wallahs por las calles de ciudades y pueblos en India es la bebida nacional; la cara amable de los alimentos especiados de este país y el sabor que te arropará una vez abandonado el mismo. Se ofrece como bienvenida en hogares y establecimientos, y al calor de una humeante taza de este té se charla, se arregla el mundo, se solucionan problemas, se establecen alianzas, se cuentan cuítas, se ríe, se llora, se medita, se perdona, se estrechan lazos, se dirimen conflictos y se toman las más profundas o las más laxas decisiones.

Tú. Sí. Es a ti. ¿Quieres uno?
Cremoso, aromático y especiado. He traído.

Masala-Chai-yasilavida

*Abandonemos los pleonasmos: Chai significa té por lo que un Té Chai, es un té té; una redundancia; el té chai no existe. Por otro lado, la palabra masala, no es más que el término que se utiliza para hablar de mezcla de especias, también conocido como curry. Esto significa que tampoco se debe utilizar la palabra curry como tal, puesto que hay infinidad de curries y masalas según el uso que se vaya a hacer de las especias.

** El agua se puede hervir o no –en contra de lo que dice el mito de que para preparar té, el agua no debe llegar nunca al punto de ebullición pues se pierde parte del oxígeno y con él el sabor y el aroma de un buen té-. En cualquier caso lo más importante es que nunca se vierta hirviendo sobre las hojas, sino a temperatura adecuada.

 La imagen destacada es de aquí. La de la info de aquí.

4 comentarios
  1. Adwoa
    Adwoa Dice:

    Pues si me invitas a un “chai” no voy a decir que no. Sobre todo después de que hayas conseguido que mis glándulas papilares leyeran la fantástica descripción que has hecho de este tipo de te jaja.
    A mi me encanta el te tradicional etíope. Lo intente hacer varias veces y por mas que compraba las especias y seguía las instrucciones dadas por mis compañeros etíopes, nunca di con la tecla 🙁
    Namaste

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *