Pura Vida

Pura vida. Eso es lo que os deseo. Esa que late tras los pequeños logros y tras la superación que supone abrir los ojos cada mañana y encarar el día.

2014 ha sido un año de emociones y de descubrimientos; de muchas intensidades y de un caos dulce que nos ha hecho crecer un doscientos por cien. Y de algunos reveses, claro. Como todos los años; un tiempo a veces complicado para muchos y sin embargo, ahora que toca hacer balance, estoy segura de que con una pizca de esfuerzo y un poco de intención somos capaces de rescatar de la memoria al menos cinco cosas positivas, cinco razones por las que decir que 2014 había que vivirlo.

Hemos aprendido a distinguir; a reconocer a los malos -a algunos, que siempre habrá más-, nos han enseñado que seguir no siempre es sencillo, hemos caído y nos hemos levantado con más fuerza, hemos imaginado, hemos reído, hemos seguido adelante y hemos encontrado razones suficientes para gritar que sí, que merece la pena.

En ese juego de equilibrios reside la magia, y en ese superar las dificultades, en ese trascender lo cotidiano lo hermoso de la vida: La pura vida.

Y si como dice Don Draper, `Los peores miedos nacen de la anticipación´, salgamos a la calle y miremos hacia el futuro a ver que nos aguarda.

🙂

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *