Los ojos azules, el pelo cano

Mientras canta Santa Lucía sonríe amable a todo aquel que busca, hipnotizado, cruzarse con su mirada. Porque lo hace desde el fondo de unos ojos azulísimos al compás de un ligero gesto de cabeza, mientras sus dedos ágiles se deslizan por el mástil.

Canta como si nada más allá de la música, del aquí y del ahora importara tanto.
Y le buscamos muchos, claro. Porque es inmenso ese azul. Porque tienen iman esas ganas. Y porqué nada, después del chapuzón en ese océano importa tanto.

<cursiva y canción> A menudo me recuerdas a alguien… </cursiva y canción>

#HistoriasDelMetro
#AhoraYaElLunesEsMenoDenso
#LosOjosAzulesElPeloCano

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *