La Cabra, cocina de mercado

Dicen que la cabra tira al monte, pero también hay que añadir que es uno de los animales que no suele dar ningún paso en falso. –Más le vale, caminando siempre entre riscos, ¿no?- De esta segunda idea nace el nombre del nuevo restaurante de moda de la Capital: La Cabra, un local que con apenas dos meses ya está empezando a posicionarse entre los más deseados.

Al mando, el jovencísimo chef Javier Aranda, formado bajo los auspicios de Pepe Rodríguez en El Bohío y Santi Santamaría en Santceloni, ha sido durante dos años jefe de cocina del Piñera y segundo premio al Cocinero Revelación 2012 en Madrid Fusión. Con un curriculum semejante, un equipo formado por gente que roza la treintena, una apertura de 24×7 y un entusiasmo contagioso por hacer las cosas bien, no existen muchas dudas acerca de este multiespacio que desde primera hora de la mañana hasta bien entrada la madrugada, está al servicio de quien quiera saborear las horas muertas sin interrupciones.

Al atravesar la pesada y espectacular puerta de 14 centímetros de grosor, ya intuimos que La Cabra se divide en cuatro zonas; a cada momento del día su ceremonia correspondiente, a cada acto su espacio; cuatro áreas diferentes distribuidas en tres plantas: la Tapería, con un ambiente distendido y decorada a base de mesas altas y taburetes da la bienvenida a aquellos que sólo quieren picar algo y elegir entre sus más de 20 tipos de vinos por copas. El Espacio Gastronómico, que sirve para cenar con mesa y mantel y de paso observar la actividad de la cocina tras sus tres ventanales, y la Biblioteca donde además de respirar ese ambiente íntimo que sólo ofrecen los lugares con libros, se pueden tomar tés, cafés, copas y una extensa carta de cócteles cada noche, así como bollería handmade; uno de esos lugares en los que dejar pasar la vida un rato. Completa la oferta una bonita Bodega para eventos.

La carta no es demasiado larga, algo que tranquiliza a quienes como yo, les cuesta decidir, y en ella se observa una clara tendencia hacia la cocina de mercado y de temporada; una cocina de autor muy centrada en lo tradicional a base de guisos pucheros y ollas. Esto, lejos de parecer descabellado en verano, es precisamente un retorno a las raíces, a la comida de estaciones y una apuesta de vanguardia sorprendente y deliciosa.

La cabra está situada en el madrileño barrio de Chamberí, en la calle Francisco de Rojas número dos, perpendicular a Sagasta, entre las glorietas de Alonso Martínez y Bilbao.

Síguelos en Facebook, twitter, y en su blog

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *