Asomarse a las ventanas desde fuera

He de reconocer que una de las cosas que más me fascina en la vida, es caminar a esa hora en la que empiezan a encenderse las luces de los hogares y mirar a través de sus ventanas. Jugar a adivinar lo que ocurre dentro de esas casas con cortinas descorridas o sin ellas; inventar los azares y las suertes de esos millones de almiñas anónimas que pueblan las ciudades, y que se mueven en ese entorno tan protegido que es para cada uno de nosotros nuestro hogar. Me gusta mirar, observar, analizar, imaginar…

De manera consciente y desde niña, me pregunto, y me invento quienes son, qué hacen, cómo se visten en casa, a qué patrones responde ese compás al que se mueven, y sobre todo, cómo decoran, de qué se rodean; qué tipo de lámparas tienen, por qué eligen ciertos elementos para que formen parte de su entorno, qué es aquello que les acompaña y qué tan ajeno me parece a mi viéndolo desde fuera, qué vida latirá tras sus visillos…

Y como siempre pasa, una vez confesada la tendencia, descubro que somos muchos los abonados a este tipo de filias.

Y tras abandonar el maravilloso mundo dinky, para adentrarme en el inquietante universo de la vida con niños, ahora me intereso, above all, por los hogares de las familias con hijos. En mi búsqueda de inspiración y de un soplo de aire fresco que me confirme mis anhelos de que la buena decoración no está reñida con un mundo en tecnicolor y con más plástico del que debiera, disfruto perdiéndome entre las páginas de  The Socialité Family, una de esas webs que demuestran que sí, que es posible, que es sano, y que hay alternativas a la decoración de siempre. [Con esas pequeñas limitaciones de espacio que tenemos las personas normales, claro.]

La web está en dos versiones, inglés y francés, y de momento las familias que aparecen viven en Nueva York, Los Ángeles, París o Londres.

Por supuesto os invito a su web. Es una delicia.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *